Sentido De Pertencia

NEWELLS OLD BOYS     | FUTBOL ARGENTINO

SENTIDO DE PERTENENCIA

Diciembre 15,2019   |   Ivan Foss

Los rumores de la llegada de tamaño entrenador habían pasado de ser suaves susurros a convertirse en gritos de esperanza, corría diciembre del año 2011 y su llegada parecía inminente. Hasta el más optimista de los hinchas no quería hacerse ilusiones, pero sabían que era el último recurso que tenían para salvarse del descenso.

Luego de catorce años regidos por un presidente tirano, Newell´s Old Boys de Rosario, retornaba a la democracia y debía hacer frente a una deuda millonaria y a una institución debastada estructuralmente. Era un club social, pero habían dejado de lado al resto de las disciplinas y prácticamente no había espacios recreativos para los asociados. El balance anterior había sido un campeonato logrado en el año 2004 y cientos de juicios en contra.

Desde el 2008, cuando el nuevo presidente había asumido su rol, elegido por el pueblo leproso, se tuvo que enfrentar a un sin fin de dificultades. Entre ellas, la falta de presupuesto para realizar contrataciones era la mayor complicación. Durante esos años habían pasado varios entrenadores de segunda clase y los jugadores que disponían eran en su mayoría juveniles de la propia cantera, combinados con algunos veteranos que llegaban por un bajo precio. El resultado estaba a la vista, una seguidilla de malas campañas llevaban al equipo al borde de perder la categoría. Nadie pensaba que esto podría llegar a ocurrir realmente, hasta que encadenaron dos campañas consecutivas sumando apenas una decena de puntos en cada una.

"Newells Old Boys es uno de los clubes mas historicos del futbol Argentino."

No había respuesta por parte del entrenador de turno, ni de los jugadores, se necesitaba un golpe de efecto de manera inmediata, pero no disponían de los recursos. Fue entonces cuando una de los grandes ídolos de la institución realizó su aparación en el parque de la independencia. Gerardo Martino, el Tata como todos lo llamaban, acababa de rechazar una oferta para dirigir a la selección colombiana de cerca de seis millones de dólares anuales, para así poder darle una mano a su querido Newell´s Old Boys.

En su paso como jugador, vistió los colores en quinientas cinco ocaciones logrando tres campeonatos y dos finales de copa libertadores en las décadas de los ochenta y noventa. Y como entrenador, venía de un paso muy exitoso por el fútbol paraguayo, cuatro campeonatos domésticos y electo como seleccionador nacional, llevando al equipo guaraní a una final de Copa América y un buen papel en el mundial de Sudáfrica.

El desafío que tenía por delante era inmenso, solamente un par de campañas que aspiraran a estar entre los primeros puestos salvaría al club de la catástrofe. Su enorme jerarquía no tardó en evidenciarse. El mismo plantel formado por jugadores de la institución, que encuentro trás encuentro no daban la talla, en los partidos de pretemporada comenzaban a mostrar una nueva cara.

Con Lucas Bernardi de gran paso en el Mónaco, como estandarte, al contrario de lo que se esperaba, desarrollar un fútbol conservador, se veía un equipo muy ofensivo tratando de ser protagonista en todos los estadios. La campaña terminó de la mejor manera, cerrando con treinta y seis puntos y ubicados en la cuarta posición. Un leve respiro, pero aún había mucho trabajo por delante.

En el segundo semestre del año 2012, sin margen de error, el amor por el cuadro rojo y negro se hizo manifiesto por sus grandes figuras. Nacho Scocco, que había tenido un gran paso por el fútbol mexicano y por el griego, se encontraba en Emiratos Árabes Unidos, y ante la llamada del Tata no tardó en dar una respuesta afirmativa. Luego de unas complicadas negociaciones y un par de meses entrenándose por su cuenta, logró destrabar su salida y volvía al club que lo había visto crecer.

En la capital italiana, el mundialista Gabriel Heinze, de pasos por instituciones tales como el Manchester United y Real Madrid entre otros, venía completar todos los encuentros de la campaña 2011/2012 en la Roma y era una pieza importante para la siguiente. Decidió que lo más sensato era darle una mano al equipo que lo había formado.

Por otra parte, en la lluviosa Inglaterra, un futbolista de treinta y dos años, en plena forma y con contrato vigente había decido la mayor de las locuras de su vida. Maximiliano Rodriguez, rescindía su vínculo con el Liverpool, dejando de lado casi tres millones de Euros anuales, para salvar al club de sus amores.

De esta manera el Tata Martino, encaraba su segundo torneo como entrenador con una idea de juego que se iba consolidando y con un plantel jerarquizado por sus nombres propios. Esto había sido un gran empuje para atraer algunos otros buenos jugadores y renovar la esperanza de todos los aficionados.

Esa forma de jugar iba a ser recordada en los años venideros, en un fútbol argentino histérico, dónde sólo importaban los resultados independientemente de las formas. Se aplaudía con mayor fervor el hecho de trabar una pelota con la cabeza que una asistencia de cara al gol. Gerardo pudo combinar un juego de posesión, ofensivo, totalmente revolucionario para el medio local, con la eficacia que lo llevaría a lograr un segundo puesto y la clasificación a la Copa Libertadores de América.

Maxi Rogriduez como figura, Nacho Scocco goleador del certaman, el gringo Heinze referente de una defensa casi imposible de vulnerar y Lucas Bernardi dueño del medio campo, provocaban un efecto contagio en toda la plantilla aumentando la confianza día a día. No había rastros de aquellos equipos apáticos de años anteriores.

La tercera campaña era todo un desafío, si bien estaban bastante acomodados en la zona de los descensos, tenía que afrontar junto con el torneo doméstico, la competencia internacional. La plantilla era muy buena, pero corta.

La primera mitad había transcurrido con un paso implacable, pasando la fase de grupos de la copa y peleando los primeros puestos del torneo. El periodismo anunciaba que era el momento de decidir con cuál competición quedarse, que iba a ser imposible pelear en ambas a la vez. El Tata hacía oídos sordos y seguía en lo suyo, compitiendo en todos los frentes mientras tuvieran posibilidades. El punto de inflexión se dió en la seguidilla de tres encuentros con Boca Juniors. Miércoles en la Bombonera, Domingo en el Coloso del parque y Miércoles nuevamente en Rosario, definiendo así el primer puesto del torneo y los avances a los cuartos de final.

El primero de los cotejos, finalizó cero a cero, con una actuación que había estado lejos del nivel que venía mostrando. El segundo, por el campeonato, con un mix por parte del equipo porteño, alternando con varios suplentes, culminó con un cuatro a cero a favor de los locales, dándole un envión anímico para lo que se venía. El tercer partido, había sido muy reñido y se podía notar tensión en todas partes. Otro cero a cero, penales. Luego de una interminable definición Newell´s se queda con la victoria y sale airoso de la seguidilla.

Seguía con su paso firme avasallando a todos los rivales que se interponían en su camino, todo el país hablaba del cuadro rojinegro. En los cuartos de final vence al Velez Sarfield del tigre Garecca, actual entrenador de la selección peruana, y se dispone a esperar al Atlético Mineiro de Ronaldinho.

El primer partido en Argentina había terminado con un dos a cero y una actuación soberbia del dueño de la casa, los ánimos estaban por las nubes. En el ámbito doméstico surge un pequeño traspié, con un equipo al que se esperaba vencer con facilidad, logrando un empate, pero aún así a falta de algunas fechas seguía siendo el candidato más firme.

El descenlace en Brasil, había sido más parejo, ninguno de los dos quería regalar nada, se adelanta en el marcador el equipo de Dinho y con eso elevan su moral, pero poco a poco la escuadra visitante logra controlarlos. Tal fue la muestra de caracter mostrado, que a falta de minutos para finalizar, en el mejor momento de los leprosos, a punto de liquidar el encuentro, el temeroso local decide cortar la luz del estadio para enfriar el trámite. Se podía percibir el miedo, en cada uno de los torcedores, pero al final la estrategia del club había surtido efecto, encajan el segundo gol a nada de finalizar el partido. Los penales esta vez no favorecieron a los dirigidos por Martino, y se volvieron a casa con la triste sensación de que estuvieron a un paso de enfrentarse a Olimpia de Paraguay en las finales.

De todas maneras el golpe no dejó ninguna secuela, al contrario, el equipo se vio fortalecido y después de nueve años lograba su sexto campeonato.

En un mundo del fútbol regido por el Marketing, los millones y las esperanzas de llegar a “los grandes europeos”. Newell´s Old Boys, demostró que aún existe el amor verdadero por los colores, el sentido de pertencia. Y no solamente decir orgullosos ante las cámaras cuanto quieres a tu equipo, si no, demostrándolo con hechos, con hechos reales, dejar montañas de dinero de lado y clubes inmensos por ayudar a la institución que te brindó todas las herramientas, te educó y te mostró el mundo.

Al año siguiente Bernardi y Heinze dijeron adios a su carrera profesional, cerrando así un ciclo con toda la gloria y quedando en la memoria del club por siempre. El Tata se fue a dirigir el Fútbol Club Barcelona. Maximiliano Rodriguez fué el encargado de patear el penal definitorio contra Holanda, dándole a la selección Argentina el pase a la final de mundial 2014.

Por otra parte Newell´s Old Boys por el rendimiento de sus jugadores, realizó varias ventas por varios millones, equilibrando así las finanzas y permaneciendo en la categoría, que era su principal objetivo.

“Nada pasa por casualidad, si sucede es por que lo buscamos” -Tata Martino 2013-

Este articulo fue escrito por:

Ivan Foss

@Ivanfoss

Ivan escribe de fútbol y lo hace con pasión, es el columnista de nuestra web y tiene su espacio donde todos los domingos publicamos historias de fútbol increibles. Napoles, Italia.

 

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of